.











.
.












.



. “Una parte de cada vida,
y aún de cada vida insignificante,
transcurre en buscar las razones de ser,
los puntos de partida, las fuentes.”



“Memorias de Adriano”, Marguerite Yourcenar-
.





.
,

.

EL LABERINTO
.






.
.








.

viernes, 14 de mayo de 2010

DOMINGOGNIMOD (UNO)

.





 .
DOMINGOGNIMOD
(fragmentos, uno)




Lugares míticos son aquellos
en los que se inscribieron
las primeras palabras.






…me fue posible considerar que aquello que ya sólo recorría en sueños era una historia real. Al igual que con el tiempo del reloj que está construido por paredes y son las cosas que habitualmente vemos como lo platos a la hora de comer o las sábanas por la noche o los paraguas en invierno y así sucesivamente, existe una necesidad que consiste en que las palabras que use para describir lo que ocurrió tienen que ir acompañadas por imágenes.



El día 21 (domingo), delante de él permanecí atónita, sobrecogida, golpeada ante lo inabarcable que debía haber en 245 años de haberse mantenido en pie… firme, acogedor, duro, implacable, indiferente, maternal, inapelable, bello y terrorífico; nada comparado con lo que dura la eternidad y un infinito frente a lo vulnerable que es mi vida.



Las piedras no pueden sufrir humillación porque son piedras; me atravesaba su silencio y su insolencia en permanecer erguido e impasible a la feria de luces colocadas en torno a él. El resplandor de las farolas escondía la temporalidad de las grietas.



La metáfora es escoger una paladra para decir lo imposible de vivir y lo imposible de no vivir, la metáfora es el olor de la onza de chocolate que ya no puedo recordar, sería la foto de mí queriéndome transformar en la que fui, ignorándome, dejándome moldear por los sonidos, por los olores, por el miedo, por toda la ignorancia; la metáfora es cuando me convertí en papel y recogí las caras, los peldaños, los actos automáticos y ordenados hacer y los guardé en el peto como guardaba las manos… igual que las demás en actitud de nada y jamás era feliz estando allí porque cualquier presente estará impacientado por el deseo y es siempre de soslayo, a traición, cuando aparece lo feliz con toda su trascendencia y su terror.




Pilar García Puerta













.